Don Juan Tenorio (Alcalá de Henares, 2005)

Vídeo

Anuncios

Werther

Con motivo del inicio de las actividades propias del Romanticismo, os dejamos la adaptación cinematográfica basada en la obra Werther, del alemán Johann Wolfgang von Goethe.

Leyendas de Bécquer: La cruz del diablo

Enhorabuena a Rubén López y Manuel Cabrera.

Comentario rima LXVI, Bécquer

¿De dónde vengo?… El más horrible y áspero

de los senderos busca;

las huellas de unos pies ensangrentados

sobre la roca dura,

los despojos de un alma hecha jirones

en las zarzas agudas,

te dirán el camino

que conduce a mi cuna.

¿Adónde voy? El más sombrío y triste

de los páramos cruza,

valle de eternas nieves y de eternas

melancólicas brumas.

En donde esté una piedra solitaria

sin inscripción alguna,

donde habite el olvido,

allí estará mi tumba.


(Introducción-Localización)

Nos encontramos ante la rima LXVI del poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, escritor romántico que desarrolla su producción literaria en las postrimerías del romanticismo y, por tanto, recoge una herencia lírica anterior.

(Tema)

Con este poema, imagen desolada de sí mismo, Bécquer deja constancia de un tema esencial en el Romanticismo como es el de la muerte, enfocado desde la soledad y la desesperanza.

(Resumen)

El poeta se pregunta por su origen y su destino “¿de dónde vengo?… ¿Adónde voy?” y con tono desolado articula sus respuestas. En un camino intransitable, plagado de dificultades y dolor, cifra su nacimiento. Su existencia, de forma similar a la del nacimiento, simboliza un páramo sombrío y triste.

(Análisis de la estructura)

En cuanto a su estructura interna, podríamos dividir el poema en tres partes:

  • La primera se desarrolla entre los versos 1 a 8: contiene la pregunta sobre el origen del poeta y su dramática respuesta.
  • La segunda comprende los versos 9 a 12: desarrolla la pregunta sobre  el  destino  del  poeta  y  una  respuesta  parcial  sobre  su existencia.
  • La última, entre los versos 13 a 16, desarrolla una segunda parte de la respuesta: el poeta evoca su tumba solitaria, allí “donde habite el olvido”.

La estructura externa se desarrolla mediante versos endecasílabos y heptasílabos, con rima asonante de los versos pares. El esquema (11-/7a/ 11-/ 7a/ 11-/ 7a/ 7-/ 7a/11-/7a/ 11-/ 7a/ 11-/ 7a/ 7-/ 7a/) corresponde al de la silva-romance.

(Análisis del contenido)

Dos dramáticas preguntas dan coherencia estructural, como hemos visto, al poema, otorgando un paralelismo estructural casi simétrico: si trazamos una línea tras el verso ocho, veremos que el esquema sintáctico de las preguntas y el inicio de las respuestas son coincidentes. Podemos deducir de esta simetría que su autor quiere transmitirnos unas mismas condiciones entre su oscuro origen y su incierto futuro a que su vida está condenada.

La adjetivación deja constancia del profundo dolor que subyace del yo poético, como así lo demuestran los superlativos: “el más horrible y áspero…”, “el más sombrío y triste…”, etc.

Los adjetivos profundizan en esa valoración negativa del nacimiento y la existencia: “pies ensangrentados”, “zarzas agudas”, “melancólicas brumas”, etc.

Asimismo, contribuyen a realzar el sentimiento del poeta la personificación del verso 5, “te dirán el camino” y el encabalgamiento de los versos 1 y 2, así como la aliteración en “r” y “n” de los cuatro primeros versos, por ejemplo.

La evocación de la tumba cierra el poema. Desolación y soledad casan perfectamente con la actitud vital del romántico y Bécquer, en un ejercicio de maestría, solidariza ambos términos en un yo, su yo. La personificación “donde habite el olvido” da vida a una abstracción: el olvido.

(Conclusión)

Bécquer ha querido dejar constancia de un yo herido por la soledad y la desesperanza. Dos preguntas, de apariencia muy simple, trazan las señas de identidad del poeta escritas en presente, que hablan sobre el pasado y que van dirigidas al futuro, con un nexo común: la desolación.

¿Acaso no consigue Bécquer trasladarnos ese temor por el destino del hombre? Bécquer nos invita a que nos planteemos la existencia en unos términos profundos, salpicados de desasosiego e incertidumbre.

El Romanticismo

Una vez que pinchemos en la imagen, tendremos acceso al esquema en tamaño real. Se ha utilizado la herramienta web mindomo.

El Romanticismo