El tabú y el eufemismo

¿Por qué las palabras cambian de significado? Por varias razones. Destacamos, en primer lugar, las causas históricas.Los objetos varían de forma o de uso, pero las significantes que los designan se siguen utilizando. Por ejemplo, antiguamente, la pluma de ave servía para escribir, y cuando se inventó la estilográfica, ésta tomó el significante pluma (estilográfica). De la misma manera, antiguamente, el retrete era el cuarto de la casa más retirado donde se recibían las visitas íntimas; cuando las letrinas pasaron a construirse dentro de los edificios, se utilizó el lugar más retirado de la casa o retrete para ubicarlas, de donde la letrina tomó ese nombre. La palabra azafata designaba la doncella de la reina, y hoy designa a la mujer que atiende a los pasajeros de un avión, tren…, o a la que da información en congresos. Existen también las causas causas sociales y psicológicas: a veces, un vocablo de uso común es tomado por un grupo que emplea un lenguaje específico y le atribuye otro significado diferente al  que tenía: faena, subalterno, ligar, integral, etc. Puede darse, también el caso contrario, cuando un término propio de una lengua especial pasa a ser de uso general, por ejemplo: singular, abortar, divorcio… Por presiones sociales, políticas o de cualquier otra índole, algunos términos tienden a no ser utilizados, sino, al contrario, a ser sustituidos por otros; en estos casos se habla de eufemismo y de tabú.

Tabú (palabra de origen polinesio que significa “lo prohibido”): Palabra censurada  por un grupo humano debido a cuestiones culturales, sociales o religiosas. Por ejemplo: se prefiere no usar váter y usar servicio o baño.

Eufemismo: el eufemismo consiste en evitar un término cuyo significado evoca connotaciones desagradables,  temibles o simplemente indecorosas, y sustituirlo por otro para designar lo mismo.Como el tabú no es una palabra en sí sino su significado, con el tiempo los eufemismos se convierten a su vez en tabúes y son sustituidos por otras palabras. Ejemplo: cojo se sustituyó por el eufemismo inválido que a su vez ha sido sustituido por minusválido, que ya ha sido sustituido por la expresión persona con movilidad reducida.

 

El disfemismo es un eufemismo humorístico que sustituye a otras palabras malsonantes (ostras) o que intenta quitar gravedad al referente asignándole un significante con connotaciones jocosas: estirar la pata, estar mal de la azotea, casarse de penalti… Causas lingüísticas o contextuales. Dentro de un contexto, un vocablo puede adquirir valores que no tenía (me importa un bledo/un rábano: nada).

El primero de los términos es el tabú; el segundo, el eufemismo:

Cárcel: centro penitenciario.
Deficiencia: discapacidad.
Suicidio: muerte voluntaria.
Despido masivo: expediente de regulación de empleo (ERE).
Insulto: agresión verbal.
Pornografía: material para adultos.
Guerra: intervención popular.
Gordo: rellenito en carnes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s