El cuento de la isla desconocida, José Saramago


José Saramago hace una especial distribución de los signos de puntuación, consiguiendo una lectura rápida y, por tanto, las acciones se precipitan unas tras otras. Ya podemos encontrar ciertas claves en el título sobre lo que nos podemos encontrar en el contenido: el cuento supone, en términos teóricos, una breve narración que encierra una enseñanza; la isla desconocida tenemos que encontrarla en el contenido, la lectura. De esta delicada y peculiar narración subyace un rey, un hombre y una mujer que suponen el arquetipo de lo que bien podrían ser cualquier rey, cualquier hombre o cualquier mujer. Este hombre acude a palacio a pedirle al rey, su rey, un barco, para encontrar la isla desconocida. El Rey, muy entretenido situado en la puerta de los obsequios, hace caso omiso a la puerta d las peticiones. Hasta que no fuera atendido por el Rey, su Rey, no se iría de allí. La situación levanta la expectación del pueblo y la extrapola al lector que, por unos momentos, parace estar más dentro que fuera del relato. La ignorancia del rey chocaba con la perseverancia, constancia e ilusión del hombre:

La inopinada aparición del rey (nunca una tal cosa había sucedido desde que usaba corona en la cabeza) causó una sorpresa desmedida, no sólo a los dichos candidatos, sino también entre la vecindad que, atraída por el alborozo repentino, se asomó a las ventanas de las casas, en el otro lado de la calle. La única persona que no se sorprendió fue el hombre que vino a pedir un barco. Calculaba él, y acertó en la previsión, que el rey, aunque tardase tres días, acabaría sintiendo la curiosidad de ver la cara de quien, nada más y nada menos, con notable atrevimiento, lo había mandado llamar. Dividido entre la curiosidad irreprimible y el desagrado de ver tantas personas juntas, el rey, con el peor de los modos, preguntó tres preguntas seguidas, Tú qué quieres, Por qué no dijiste lo que querías, Te crees que no tengo nada más que hacer, pero el hombre sólo respondió a la primera pregunta, Dame un barco, dijo.

¿Conseguirá el barco? ¿Encontrará la isla desconocida? En tus manos lo dejo…

http://www.ivoox.com/jose-saramago-el-cuento-isla-desconocida_md_1635474_wp_1.mp3″

Anuncios

3 pensamientos en “El cuento de la isla desconocida, José Saramago

  1. Pues tiene un argumento,que gastronomicamente hablando…es apetecible,no repetitivo y que tiene que dejar buen sabor de boca y de pensamiento,quizas me lo pida para mi cumpleaños jaja.Como siempre,un saludo y muchos besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s