¡Qué suerte tienes!

Hace poco, me encuentro con que un amigo me comenta que le dicen que tiene suerte por haber conseguido mediante proceso selectivo de oposición, un puesto de trabajo. Y, no tardó aquel comentario a sonarme de algo.

Quizás seamos más alexitímicos de lo que pensamos.No es plato de buen gusto dejar en manos del azar la consecución de un objetivo prefijado con mucho tiempo de antelación, objetivos impregnados de perseverancia, constancia, estabilidad emocional, exigencia, sacrificio, confianza, determinación… y ponerles un disfraz: la suerte.

La suerte tiene ese componente azaroso que, por qué no, ha de tenerse en cuenta, pero, de ahí a reducirlo todo a ella, va un trecho. ¿Suerte? El hijo de la Thissen, o que te toque el euromillón. Claro, si no lo compramos, ¿cómo nos va a tocar?. La suerte también hay que buscarla.

La decisión de llamar “suerte” como interpretación que los indviduos hacen de los logros me parece imprudente.

Ahora, me pregunto: ¿por qué grandes proyectos con bases y/o directrices prefijadas, tanto a nivel individual como general (empresas, instituciones…) fracasan? Pues creo que debemos otorgar más credibilidad a una mala gestión o una cualificación insuficiente antes de pensar que no se ha tenido suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s