Subordinadas de relativo

subordinadas-de-relativo

Distingue en las  siguientes  oraciones  si  el  que  es  pronombre  relativo  o conjunción y, por tanto, qué tipo de proposición introducen:

  • En la farmacia me aconsejaron que me examinara un oculista.
  • Los vecinos hicieron una fiesta que duró hasta las tres de la madrugada.
  • Van a construir un puente que une las dos márgenes del río.
  • El ministro declaró que no había fondos para construir la autopista.

Determina cuál es la proposición subordinada adjetiva en las oraciones siguientes e indica si en ella el pronombre relativo tiene la función de complemento directo.

  • Lleva un sombrero que me encanta.
  • La tarta de manzana que me comí me sentó muy mal.
  • Los consumidores que envíen diez etiquetas recibirán un objeto decorativo.
  • Las naranjas que hemos comprado son muy amargas.

Identifica las proposiciones adjetivas de las siguientes oraciones e indica si son especificativas (la cualidad diferencia o especifica al antecedente: recogieron la fruta que estaba madura) o explicativas (la cualidad afecta a todo el antecedente: recogieron la fruta, que estaba madura).

  • Van a sulfatar los árboles que están enfermos.
  • El campeonato de ajedrez, que se celebra este año, parece interesante.
  • Los operarios han sustituido las vigas del granero que estaban estropeadas.

En las siguientes  oraciones,  subraya  la  oración  subordinada  adjetiva  o  de relativo, rodea el pronombre relativo y di cuál es el antecedente.

  • El albañil que arregló las tuberías de casa ha venido esta tarde a la reunión del bloque.
  • Aquel profesor con quien te viniste en el coche me da clases de matemática
  • Hemos subido a la colina donde estuvimos el año pasado con nuestros amigos de la playa.
  • Mi amigo, a quien vosotros conocisteis ayer, estuvo enfermo durante toda la semana pasada.

#movil_izados

Tres Tizas

2014-08-30_1409430405

@asternavas

Piensa en esto: cuando te regalan un móvil te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el móvil, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es -fíjate-  Samsung o Blackberry o Iphone te dicen; no te regalan solamente ese menudo trasto que llevarás siempre contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo. Te regalan la necesidad de recargar su batería todos los días, la obligación de enchufarlo para que siga siendo un móvil; te regalan la obsesión de atender a las llamadas, a los whattsaps, a los tuits, a los likes y dislikes, a followers y unfollowers, a los correos…

2014-08-13_1407950664

@asternavas

Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo…

Ver la entrada original 114 palabras más

No volveré a ser joven

Miguel Poveda pone música a Jaime Gil de Biedma:

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan solo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

Jaime Gil de Biedma
(Poemas póstumos, 1968)

Julio Cortázar y Jorge Luis Borges

C

(Pincha en la imagen para acceder a ellas)

En este enlace os dejamos, asimismo, 100 cuentos de Cortázar y Borges.

Selección artículos de opinión

Actividad: elige uno de estos artículos y realiza un comentario a partir del modelo que aparece en esta entrada.

Perplejos, Juan José Millás.

Un cuento de Navidad, Almudena Grandes.

Llamada, Manuel Vicent.

La doble vida de un ejecutivo, Manuel Vicent.

El champú, Juan José Millás.

¿Te reconoces? Juan José Millás.

Nosotros, Juan José Millás.

Dos botas que hablan, Juan José Millás.

Símbolos, Juan José Millás.

El intruso, Juan José Millás.

La muerte no existe, Juan José Millás.

El más allá de la calavera, Juan José Millás.

El orden, Juan José Millás.

IMG_20150726_151521

 

 

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 3.600 veces en 2015. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 60 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

G.A.Bécquer: El monte de las ánimas y Maese Pérez, el organista (Lecturas 1º ESO)

Pincha sobre la imagen (estatua homenaje a Bécquer -Parque de María Luisa, Sevilla-) para ir a las dos leyendas seleccionadas de Gustavo Adoldo Bécquer.IMG_20151215_130031821.jpg

Mirad qué hicieron dos alumnos de este centro con una leyenda de Bécquer.

Los géneros periodísticos de opinión (4ºESO)

Los géneros periodísticos de opinión, como manifestación crítica, valorativa e interpretativa de un suceso de actualidad, pueden adoptar distintas formas, entre las que se encuentran la siguientes:

  1. SUBGÉNEROS PERIODÍSTICOS DE OPINIÓN

EL EDITORIAL

Este tipo de texto presenta una visión subjetiva de los acontecimientos a través del desarrollo de una serie de argumentos a favor o en contra de una determinada conclusion, empleando para el fin los recursos lexicos y gramaticales que ofrece la lengua. Es un escrito sin firma que refleja la opinión del medio periodístico (director, propietario, empresa editorial…) sobre el “suceso del día” o cualquier asunto. Casi siempre ocupa la misma posición dentro del periódico. Pertenece a la tipología textual de la exposición y argumentación. Se utiliza un lenguaje claro, preciso y elaborado. La estructura más general del editorial es una exposición de los hechos sobre los que se opina, una explicación, una crítica o justificación de los juicios emitidos, y, finalmente, una conclusión con la que se cierra el artículo editorial.

Aunque la estructura no es fija, suele responder al siguiente esquema:

  • Titular: encabeza el editorial y resume los contenidos de forma clara y concreta.
  • Párrafo de comienzo. Exposición de hechos, utiliza fuentes y datos reales. Suele coincidir con el primer párrafo.
  • Cuerpo del editorial. Interpretación y valoración de la información. Introduce ya una visión subjetiva del hecho noticioso.
  • Conclusión: relaciona la información general con la postura ideológica definida, que representa la opinión del periódico. La postura ha de ser clara, pero también prudente. Para ellos, hay que dar argumentos y justificar las afirmaciones.

EL ARTÍCULO-COMENTARIO

Ensayo breve, subjetivo, en el que una persona más o menos conocida (de la cultura, la ciencia) opina sobre temas de actualidad, con frecuencia polémicos, lo que posibilita la aparición en un mismo periódico de diferentes artículos con puntos de vista opuestos sobre un mismo asunto.

LA COLUMNA

Es un comentario firmado sobre algún tema de actualidad que aparece siempre en el mismo lugar de un periódico, y ocupa el tamaño de una columna generalmente. Los columnistas suelen ser escritores o periodistas de prestigio que colaboran con regularidad en el periódico.

LAS CARTAS AL DIRECTOR

Las cartas al director constituyen una sección fija de los periódicos; en ella se publican cartas en las que los lectores expresan su opinión sobre diferentes temas. El lenguaje es coloquial y espontáneo. La mayoría de los periódicos contienen una sección que se denomina “cartas al Director”. Sus características son las siguientes:

– Propósito: las lectoras y los lectores del periódico comunican sus pensamientos y expresan sus quejas, peticiones, logros y esperanzas. Y, aunque se llame “cartas al director” y a veces “opinión de los lectores”, quienes las escriben no se dirigen sólo a la dirección del periódico, sino a cualquier lector y también a colectivos e instituciones a las que no se tiene un acceso directo.

– Contenido: los temas son variados: hechos de actualidad, reflexiones sobre cuestiones de la vida, pero también desacuerdos con alguna opinión, con el editorial, con algún un artículo de opinión, etc.

– Estilo: aunque el estilo es formal, al escribir una carta al director podemos concedernos muchas licencias, utilizar el humor y la ironía y expresarnos como nos parezca para llegar mejor a la audiencia.

– Estructura: las formas de organizar el contenido pueden ser muy variadas, aunque generalmente se pueden reconocer en ellas dos componentes:

Una exposición de hechos: puede tener una forma narrativa o puede ser una exposición argumentada.

Un comentario de los hechos expuestos: puede estar en una parte de la carta o recorrerla toda al mismo tiempo que se exponen los hechos.

  1. EL ESTILO PERIODÍSTICO EN LOS GÉNEROS DE OPINIÓN

La opinión va más allá de la información; analiza, juzga y valora los hechos que la información transmite. El estilo de opinión es muy personal, si bien suele presentar una serie de características generales:

  • La subjetividad. El autor interpreta los sucesos a partir de una ideología o de un modo de pensamiento particular. Esta característica se refleja en algunos rasgos de estilo: la presencia del autor se refleja superficialmente en la presencia de los pronombres personales y los posesivos de primera persona, se utilizan adjetivos valorativos, el léxico es connotativo, los adverbios, principalmente, de modo.
  1. La intención analítica.Se analiza la información intentando hallar sus causas y sus consecuencias, y procurando llegar a la formulación de un pensamiento que le resulte válido y que convenza al lector. Por esto, la argumentación es la forma de elocución empleada en el estilo de opinión. El periodista, para el desarrollo de sus ideas utiliza, sobre todo, los recursos de repetición léxicos y semánticos, las construcciones oracionales subordinadas y los operadores oracionales que dejan entrever su actitud ante los acontecimientos (efectivamente, sin duda, tal vez, por supuesto).
  2. La presión ideológica.La opinión del receptor se forma a menudo por el influjo que ejercen en él las opiniones de periodistas y articulistas. Por ello, el autor de estos textos debe expresar frecuentemente lo que sus lectores esperan. Hay que tener en cuenta además, que todo periódico tiene una línea ideológica, la cual es compartida por la mayoría de sus colaboradores. Este hecho se manifiesta en un estilo construido a partir de argumentos por oposición, de fórmulas hiperbólicas y de recursos literarios.

¿Nos adentramos en la opinión desde el mundo cotidiano? Los artículos de Juan José Millás publicados en la sección Papel mojado son excelentes para ello:

image

Más artículos de opinión de Juan José Millás:

Asimismo, quisiera compartir este artículo de Manuel Vicent llamado Otro amor. Nos hará reflexionar. Para asegurarnos de que hemos reflexionado, nos adentraremos en el comentario crítico de textos.

Siguiendo con Manuel Vicent hemos de decir que, como columnista de El País, redactó el 29 de mayo de 1994 esta columna de opinión:

Para huir

Éstas son algunas cosas que me gustan: un potaje de legumbres que me recuerde la infancia, releer algún fragmento de los Principios metafísicos de Spinoza en el sillón de orejas tomando un oporto, jugar al póquer con mis amigos en las tardes del sábado, ver cómo se besan los adolescentes entre los capós de los coches bajo el clamor de las ambulancias y las sirenas de la policía, pensar en el mar y en su perfume de algas cuando quedo atrapado en un atasco de la ciudad, imaginar que no es la CNN la que crea el mundo cada mañana, sino el canto del mirlo que suena en la acacia. También me gusta el arroz al horno, el Príncipe de Maquiavelo, la voz de Ray Charles, el retrato de Un cardenal desconocido pintado por Rafael, el pasodoble Paquita el Chocolatero que toca una orquestina de verano en cualquier verbena valenciana, las odas de Horacio, los mercados de frutas y verduras, el contacto de la piel con la tela de algodón, las primeras brevas de San Juan, los cuentos de Allan Poe, el pimiento asado sobre el que resbala el aceite de oliva. Me gusta Ella Fitzgerald y Duke Ellington, las melodías de Irving Berlin y Cole Porter, y las canciones de Nat King Cole, la sobrasada de Mallorca y algunos versos de Safo, la Metamorfosis de Ovidio, los zapatos Timberlan para caminar y el prólogo al Persiles de Cervantes, el olor a tinta del periódico que se confunde con el aroma del café en el desayuno y algunos proverbios de Ramón Llull. Me gusta perder el tiempo hablando con los amigos, apartar el pie para no pisar una hormiga, no asistir a ningún cóctel, presentación, conferencia ni mesa redonda, andar por la ciudad con las manos en los bolsillos contemplando los rostros anónimos de la gente mientras imagino la etimología de ciertas palabras. Me gusta visitar una exposición de pintura en algún museo el domingo por la mañana, y también pasar la yema de los dedos por los cantos de un incunable. Me gustan los erizos de mar en enero y el Autorretrato de Durero en cualquier época del año.

       No me gustan las manos blandas y húmedas, las pastelerías con luz de neón, los granos de arroz dentro del salero, el helado servido en una copa de metal, los coches con alerones, los gritos del megáfono en las tómbolas donde se rifan muñecos de peluche, los que soplan en la cuchara de la sopa, las cunetas llenas de papeles y botellas, las vitrinas polvorientas de los bares de carretera que exhiben productos típicos de la región, los tipos que te hablan muy cerca de la cara echándote un aliento fétido. Odio los zapatos de rejilla, los besos en la mejilla demasiado húmedos, los huesos de aceituna sobre el mantel y el chándal para dar la vuelta a la manzana los domingos. El infierno de cada día también es eso.


Lo primero que hace Manuel Vicent a la hora de decla­rar sus preferencias es ser muy concreto. No nos dice eso tan genérico y abstracto como “me gusta leer”, sino que dice “me gustan los cuentos de Allan Poe, algunos versos de Safo y el prólogo al Persiles de Cervantes”. Y en segundo lugar, Vicent procura ser disperso y utilizar los sentidos. Hay elementos que tienen que ver con la vista (las cunetas con papeles y botellas, etc). Otros tienen que ver con el oído (el clamor de ambulan­cias y sirenas de policía, etc.). Con el tacto (el de la tela de algodón sobre la piel, etc.). Con el olfato (el aliento fétido en la cara). Con el gusto (el arroz al hamo). Y otros más con funciones intelectuales (los cuentos de Allan Poe, retirar el pie para no pisar hormigas). Pero todo ello debe estar desordenado, con aspecto caótico, saltando de un sentido a otro, y con distintas extensiones en las frases que muestran las apetencias y los rechazos.

Actividad. Haz la lista de cosas que te gustan y que te desagradan, pero ten en cuenta que…

  1. Tu inventario debe ser concreto. Si escribes “me gusta jugar”, añade a qué, con quién y dónde. No digas”Me gusta la gente alegre”, sino “Me gusta cuando Jaime se ríe a carcajadas y parece que la casa retumba”
  2. Personal. Se da por supuesto que eres una buena persona y que “No te gusta la guerra”, pero lo que importa ahora es si te gusta el helado de pistacho, las canciones de U2, el peluche que te regaló Merche, las ecuaciones de segundo grado o tirarle bolas de nieve a Fabián, el vasco, y ver cómo hace que se enfada, pero no se enfada.
  3. Variado. Piensa en cosas, gente, sucesos, actividades, comidas, amigos, canciones. No hagas esfuerzos especiales por escribir cosas bonitas en general, sino las que de verdad y de forma concreta te gustan a ti.
  4. Disperso. Puede que te gusten los melocotones y las fresas y las mandarinas…, y así podrías seguir con todas las frutas, pero no es necesario. Se trata de saltar de las mandarinas (sabor) a las películas de Clint Eastwood (vista) y de ahí al olor de la panadería de tu barrio y a los chistes tan malos que cuenta tu profesora de inglés. Una vez cumplido un ciclo, puedes volver a las fresas.
  5. Usa palabras normales y frases sencillas. Recuerda que a menudo el mejor estilo de escritura es el más simple y transparente. Eso no significa que seas descuidado: cambia la sintaxis, evita repetir estructuras o palabras, busca sinónimos del verbo gustar…
  6. Escribe primero el listado de “Me gusta” y luego los “No me gusta”.

¿Cómo se hace un comentario crítico? Aquí algunas pautas:

Lectura. Lee varias veces el texto, hasta asegurarte de su comprensión. Subraya lo fundamental.

Resumen. Procura que sea un 25% del contenido general del texto. Elimina datos accesorios (ejemplos, datos concretos). No copies literalmente partes del texto. Evitar apoyaturas del tipo: “En este texto se dice…”; “El autor señala…”. El mejor inicio es una oración simple, con una estructura sencilla. Hay que expresar con nuestras palabras lo que dice el texto. Localiza las ideas principales. No trates de repetir sus palabras, estilo. Se debe presentar de una forma objetiva, neutra, incluso en los textos que manifiesten una clara subjetividad.

Tema: con una estructura sencilla, debéis expresar con pocas palabras de qué va el texto. No te olvides incluir cuál es la tesis que mantiene el autor con respecto al tema.

Estructura: la estructura externa, con mencionar el número de partes,  es suficiente. En cuanto a la estructura interna, se trata de identificar cómo se organiza el texto, dónde se recoge la tesis y los argumentos que la sustentan, no de hacer un resumen por partes o párrafos. No olvidéis señalar qué tipo de estructura identificáis en el texto.

Actitud e intencionalidad: en cuanto a la actitud, señalemos si el autor tiene una actitud subjetiva u objetiva, justificándolo con algunos de los rasgos característicos (primera persona del plural, interrogaciones retóricas, adjetivación valorativa, adverbios de modo…). Por lo que se refiere a la intencionalidad, hay que reflejarla utilizando un verbo en infinitivo: “el autor trata de convencer, influir, señalar…”; las funciones del lenguaje (apelativa, poética, expresiva, etc.) ayudarán a refrendar la intencionalidad.

Tipo de texto: hay que referirse tanto al género (periodístico, en la mayoría de textos de 4º ESO) como al tipo de texto (expositivo, argumentativo, expositivo-argumentativo, narrativo, descriptivo, dialógico-conversacional). No olvidéis que hay que tomar ejemplos del texto propuesto:

“En lo que se refiere al tipo de texto, según su género, nos encontramos ante una (columna, artículo de opinión, editorial, etc.), publicada en (nombre de la empresa) y firmada por (autor), que hace suyas las opiniones expuestas y argumentadas. Según la tipología textual, se trata de un texto expositivo-argumentativo ya que, se presenta un tema que posteriormente va a ser analizado desde la subjetividad”.

Valoración personal: debes enjuiciar y valorar de un modo personal las ideas del texto y la forma como han sido expresadas. Y no olvidéis que ante todo se trata de un ejercicio de redacción en donde debes componer un texto de carácter expositivo-argumentativo.

Fuentes:
https://raquelpelayo.wordpress.com/ y http://dandolealalengua.es/2015/09/30/resumen-y-comentario-critico-de-un-texto-periodistico-de-opinion/

 

¿Quieres ver una valoración personal? Lee, en primer lugar, este poema de Luis Cernuda:

Te quiero.

Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;

Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;

Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta:
más allá de la vida,
quiero decírtelo con la muerte;
más allá del amor,
quiero decírtelo con el olvido.

Tal como lo leo, lo siento. ¿No os pasa lo mismo? Alguien de mi anterior centro fue capaz de sentirlo e hizo esta valoración personal sobre este poema y que quiero compartir con vosotros, para que os hagáis una idea sobre cómo se debe realizar ese apartado del comentario.

Será bonito adelantar algo de la Generación del 27 y de Luis Cernuda.

Sintaxis de la oración simple

Empezaremos por un repaso de las categorías gramaticales:

Por otro lado, hemos elaborado un documento que recoge toda la sintaxis de la oración simple, que podréis consultar aquí.

Por último, ponemos a vuestra disposición un documento que recoge la clasificación de la oración simple, desde la actitud del hablante hasta la naturaleza de su predicado.